Moquillo En Perros Lo Que Debes Conocer

El moquillo en perros es una de las enfermedades más graves causada por un virus que puede contraer su perro.

Este causa afección en los sistemas respiratorio, gastrointestinal y nervioso central.

Aunque es muy contagioso y, a menudo, fatal. También es uno de los más prevenibles.

Es más común en cachorros no vacunados, pero puede presentarse en los perros adultos no vacunados.

Consulte a su veterinario si su mascota presenta algún síntoma.

DHPP es una de las vacunas principales para perros que incluye protección contra el virus del moquillo canino.

A Continuación los síntomas, tratamiento y los métodos de prevención que todo dueño de un perro debe conocer.

Moquillo en perros

El virus del moquillo canino es una enfermedad viral altamente contagiosa en ocasiones fatal.

Afecta a los perros en todas las etapas de la vida en sus sistema respiratorio, nervioso  y gastrointestinal (GI)  

Puede ser contagiado entre perros, y animales salvajes infectados: lobos, zorros, mofetas y coyotes.

El moquillo en perros se puede prevenir gracias a una serie de vacunas realizada por el veterinario.

Si revisa en los controles de vacunación encontrara las siglas  “DHPP” o “DAPP” en su documentación.

La «D» en esta vacuna significa moquillo.

Trasmision del moquillo en perros.

El moquillo se transmite sobre todo por secreciones respiratorias como tos y estornudos.

El estornudo de un perro puede esparcir partículas respiratorias de hasta 7,62 cm, lo que aumenta el riesgo de exposición.

También se puede propagar por medio de suministros y equipos contaminados y de los tazones de comida y el agua

Y otro tipo de contagio es a través de la placenta.

Anteriormente, el moquillo en perros solía ser muy común en América del Norte.

Actualmente los brotes son intermites, o ocurren especialmente en refugios con muchos perros no vacunados.

Pero es importante resaltar, cualquier perro que no esté completamente vacunado corre el riesgo de desarrollar esta enfermedad potencialmente mortal.

El moquillo en perros es muy contagioso.

Los perros infectados eliminan el virus en la orina, la saliva y las secreciones respiratorias.

Las partículas de virus del medio ambiente pueden ingresar al cuerpo de un perro susceptible a través de la boca o la nariz.

Entonces viajan a través de los respiratorio y gastrointestinal, los ojos, la piel y el sistema nervioso.

Es importante resaltar que la edad no aumenta ni disminuye el riesgo de contraer moquillo en los perros.

Aunque la infección es más común en cachorros de menos de 16 semanas de edad

Está en riesgo el perro que no haya completado una serie básica de la vacuna DHPP.

DHPP significa vacuna contra el moquillo, adenovirus-2, parainfluenza y parvovirus.

No existe evidencia hasta el momento de la infección de moquillo en humanos.

Sin embargo, el moquillo se puede transmitir a través del contacto con algunos animales salvajes.

Los hurones también corren el riesgo de contraer el virus del moquillo y deben vacunarse si se alojan con perros o cerca de ellos.

Periodo de Incubación

El tiempo desde la exposición hasta la aparición de los síntomas suele ser de 1 a 2 semanas, pero puede durar de 4 a 5 semanas o incluso más.

En el período inicial de incubación, los síntomas iniciales de fiebre y letargo a menudo se pasan por alto.

Los perros posiblemente expuestos al moquillo deben colocarse cuarentena de un mínimo de un mes. Aunque incluso entonces es imposible estar seguro de detectar todos los casos

Moquillo en perros

Moquillo Canino Señales

Como se ha comentado el virus del moquillo puede invadir los sistemas respiratorio, gastrointestinal, cutáneo, inmunológico y nervioso.

En consecuencia, los signos son muy variables y el curso de la enfermedad depende de la respuesta inmunitaria y la dosis.

Un efecto importante del virus del moquillo es su capacidad inmunosupresora.

Es decir, los perros infectados son más susceptibles a otras enfermedades infecciosas.

También tienen más probabilidades de enfermarse más a causa de ellas.

El virus del moquillo se propaga por el aire mediante:

  • Secreción nasal
  • Toser
  • Estornudos

Existe una probabilidad mucho mayor de contraer la enfermedad en áreas donde hay muchos perros no vacunados

Podemos incluir entre estos: refugios, establecimientos de reproducción no regulados y parques públicos.

Etapa temprana, afecta al tracto respiratorio:

  • Secreción de los ojos y la nariz.
  • Fiebre
  • Estornudos
  • Toser
  • Neumonía

Segunda etapa, afecta al tracto gastrointestinal:

  • Pérdida de apetito
  • Vómitos
  • Diarrea

Etapas avanzadas, afectan al sistema nervioso central:

  • Depresión
  • Tropezar
  • Parálisis

Convulsiones: por lo general comienzan con un chasquido involuntario de las mandíbulas y provocan sacudidas de todo el cuerpo.

Si cree que su perro tiene moquillo, debe mantenerlo alejado de otros perros.

Los perros en muy pocas ocasiones se recuperan del moquillo por sí solos. Acuda a su veterinario ante cualquier duda.

¿Se puede recuperar un perro del moquillo?

Una vez infectados con el moquillo canino, el perro puede sobrevivir, pero puede desarrollar problemas del sistema nervioso por vida.

En los cachorros, por ser más susceptibles a las enfermedades virales, tiende a ser fatal.

Los perros adultos tienen más probabilidades de sobrevivir a la infección.

El moquillo puede causar convulsiones duraderas y neumonía crónica grave.

Esta última es muy dolorosa y difícil de controlar, incluso con atención médica de apoyo.

La enfermedad puede permanecer en los perros hasta por seis meses.

Lo anterior dificulta el aislamiento y aumenta la posibilidad de propagación.

Muchos de los perros que eliminan activamente el virus presentan signos clínicos de enfermedad neurológica, respiratoria y gastrointestinal.

Otros perros tal vez no exponen ningún signo clínico, pero aún pueden continuar diseminando el virus hasta por seis meses.

El perro que sobrevive a la etapa aguda de la enfermedad, también puede desarrollar

«enfermedad de las almohadillas duras».

Enfermedad que hace que las almohadillas de las patas de un perro se endurezcan y agranden y es incómodo.

Diagnóstico:

No existe una prueba específica que se pueda realizar para dar un diagnóstico.

Su veterinario considerará lo siguiente:

  • Señales
  • Historial de vacunas
  • Medio ambiente

El veterinario también puede realizar las siguientes pruebas:

  • Recuento completo de células sanguíneas (CBC)
  • Biopsias
  • Rayos X
  • Cultivos bacterianos

Tratamiento del moquillo en perros.

El moquillo canino no tiene cura.

Una vez diagnosticado el moquillo canino, la atención es puramente de apoyo.

El veterinario probablemente admitirá a su mascota en el hospital para aislamiento y tratará los signos de su perro.

Muchos perros sufren problemas para respirar, dolor durante la espiración y la inhalación, y tos crónica.

 Algunos de estos síntomas pueden poner en peligro la vida y pueden requerir oxigenoterapia, medicamentos antivirales, antibióticos y hospitalización.

Si presenta diarrea: líquidos intravenosos para la deshidratación, medicamentos

Para diarrea y vómitos graves, que pueden provocar deshidratación requerirá soporte gastrointestinal.

El virus del moquillo canino puede debilitar el sistema inmunológico y causar infecciones bacterianas secundarias,

Algunas como septicemia, coagulación intravascular diseminada (CID) y, en algunos casos, la muerte.

Muchos casos requieren antibióticos, probióticos, soporte nutricional intravenoso y protectores gastrointestinales.

En los casos con convulsiones crónicas, se necesita soporte neurológico.

Las convulsiones pueden durar varios minutos, lo que puede provocar un daño cerebral irreversible e incluso la muerte.

Estos casos requieren hospitalización y control, junto con anti- convulsivos medicamentos.

Una vez que la enfermedad ha afectado al sistema neurológico, es aún más difícil de tratar.

Cuando el perro está lo suficientemente estable como para irse a casa, es importante vigilar:

  • el apetito
  • cuánto bebe,
  • continuar administrándole todos los medicamentos.
  • Mantenga a su mascota en un ambiente limpio y cálido para evitar una recaída.

Los casos positivos de virus del moquillo requieren aislamiento de todos los demás animales durante el período de diseminación.

moqullo en perro vacunacion veterinarian-hand-canidae-medical-ear-1530751-pxhere.com

Prevención del moquillo en perros

La vacunación es la manera de prevenir el moquillo canino.

La vacunas con las siglas “DHPP” o “DAPP” donde la «D» en esta vacuna significa moquillo.

La vacuna básica aplicar para proteger al perro contra el moquillo, el parvovirus y otras enfermedades.

A fin de mantenerse inmune los perros debe recibir vacunas regularmente.

En los cachorros lactantes los anticuerpos que reciben de su madre los ayudan a combatir las infecciones.

Cuando el cachorro tiene entre 6 y 12 semanas, los anticuerpos comienzan a disminuir y es momento de vacunarlo.

Consulte con su veterinario, los cronogramas de vacunación.

Vacunación cada 2 a 4 semanas desde las 12 a las 16 semanas de edad.

Un programa de refuerzos de vacunación cada 1 a 3 años después

Inmediato aislamiento de perros infectados.

La única forma de prevenir esta grave enfermedad es la vacunación adecuada contra el moquillo.

Es importante que la administración de la vacuna se realice por un profesional veterinario.

De esta forma garantizar el control de calidad, el manejo seguro y la administración adecuada.

Pronóstico:

Cada perro tendrá un periodo de recuperación diferente puesto que depende de la respuesta inmunológica del perro.

Cuando el perro tiene un sistema inmunológico débil pueden no sobrevivir a la etapa respiratoria temprana.

Los perros más fuertes aunque parecen recuperarse después de la etapa inicial, desarrollan signos neurológicos graves.

El moquillo es fatal en el 50% de los casos.

Un perro recuperado aún puede transmitir el virus durante 2 a 3 meses.

Considere lo anterior antes de llevar una mascota recuperada donde hay otros perros presentes.

Efectos secundarios de las vacunas

Consulte al veterinario sobre los riesgos relacionados con las vacunas.

Las vacunas estimulan levemente el sistema inmunológico para que funcione.

Ante la vacunación en general los perros no muestran efectos secundarios.

Peo en algunos casos los posibles efectos secundarios de la vacuna en perros pueden variar desde fiebre leve hasta dolor.

También es posible que pueden ocurrir reacciones alérgicas como hinchazón facial, vómitos, diarrea, pérdida de apetito y fiebre.

Te invitamos a continuar en nuestra pagina con información de interés

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *